fbpx

La Internacional de Servicios Públicos reivindica el derecho a la huelga mediante una movilización mundial

Contribuição dos inativos é inversão de valores
24 de junho de 2014
Clipping nº 17 – Sinagências – 24 de junho de 2014
24 de junho de 2014

Encabezada por miembros de la federación sindical mundial, Internacional de Servicios Públicos (ISP), dirigentes sindicales de todo el mundo se unieron a la “Ruta de la Vergüenza”, el miércoles 4 de junio, en Ginebra (Suiza) y otras 10 capitales del mundo, para reclamar el derecho a la huelga de todos los trabajadores y trabajadoras y avergonzar a los países que consistentemente violan los derechos de los trabajadores y de las organizaciones sindicales… Afiliadas a la ISP organizaron “Ruta de la Vergüenza” en Argentina, Bangladesh, Chile, Guatemala, Indonesia, Japón, Paraguay, Panamá, Perú y Corea del Sur. Los Comités de Jóvenes de la ISP encabezaron las marchas en Chile y Paraguay. En Perú, la acción coincidió con una huelga nacional.
En Argentina, así como en Guatemala y Panamá, se reunieron representantes gubernamentales con las misiones de los países en cuestión. Las afiliadas de la ISP en Bangladesh organizaron una cadena humana ante el club de la prensa en Dhaka, para sacar a la luz las violaciones de los derechos de los trabajadores y trabajadoras en todo el planeta.

Entre quienes tomaron la palabra durante la “Ruta de la vergüenza” destacan dirigentes sindicales de Argelia, Bielorrusia, Ecuador y Corea del Sur –cuyo el gobierno ha prohibido las organizaciones sindicales independientes– y de Guatemala –donde docenas de sindicalistas de los servicios públicos fueron asesinados en los últimos años.

También tuvimos ocasión de escuchar cómo ha contribuido la solidaridad a la restauración del derecho a la negociación colectiva del personal que trabaja en las Naciones Unidas. La ISP acogió con satisfacción la participación y contribuciones de otras federaciones sindicales internacionales como EI, UITA, ITF e IndustriALL, además de la CSI.

El 4 de junio coincidió con el 25º aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen, que también conmemoramos. Ningún gobierno tiene derecho a reprimir o asesinar a sus ciudadanos. El movimiento sindical insta a que se respeten los derechos humanos y de los trabajadores y trabajadoras, incluidos los de empleos informales.

La “Ruta de la Vergüenza” tuvo lugar coincidiendo con la 103ª Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), en Ginebra. Uno de los principales cometidos de esta reunión anual de la CIT es determinar si los países están cumpliendo su obligación de respetar los derechos de los trabajadores y trabajadoras y sus organizaciones sindicales, de acuerdo con los convenios de la Organización Internacional del Trabajo. Entre los países que preocupan particularmente, cabe citar: Argelia, Egipto, Suazilandia, Turquía, Grecia, Portugal, España, Croacia, Georgia, Canadá, Guatemala, Ecuador, Paraguay, Perú, Honduras, Colombia, Corea del Sur, Bangladesh, Camboya e Indonesia.

La Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli, afirma: “Se está produciendo un ataque concertado contra el sector público a escala mundial, en las economías emergentes, donde las afiliadas a la ISP luchan por conseguir el pleno reconocimiento de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, y en muchos otros países, a través de las medidas de austeridad y privatización que debilitan a las organizaciones sindicales, los derechos laborales y los servicios públicos de los que depende la ciudadanía. Reclamamos la justicia social, la protección de los derechos de los trabajadores y trabajadoras y rechazamos las políticas que violan los derechos humanos”.

Además de los países que están exportando sus modelos antisociales y anti-trabajadores, las cadenas de suministro mundiales y los acuerdos comerciales secretos están también despojando a millones de trabajadores y trabajadoras de los derechos que les corresponden. Esta carrera hacia el fondo no tiene fin. ¡La vida de las personas vale más que los beneficios!

La crisis actual no la superaremos despojando a los trabajadores y trabajadoras de sus derechos. Rechazamos enérgicamente el principio de que limitar la negociación colectiva es aceptable en cualquier circunstancia, instamos a gobiernos y empleadores actuar de buena fe.

“Demasiados gobiernos prefieren actuar en interés de unos pocos y esta es la razón de que la desigualdad esté avanzando más aceleradamente que nunca en todo el mundo. Necesitamos inversiones en condiciones de vida y de trabajo decentes, sustentadas por servicios públicos de calidad. Reivindicamos el derecho a la huelga de todos los trabajadores y trabajadoras, en el sector público y en el privado. Todos los trabajadores y trabajadoras tienen derecho a la protección social así como a salarios y condiciones de trabajo decentes. Los métodos tradicionales de participación en la elaboración de la política mundial no están logrando resultados sustanciales en materia de derechos humanos. Apoyamos a los millones de trabajadores y trabajadoras que luchan por sus derechos y no se rinden. La solidaridad internacional nos hace más fuertes”, añadió Pavanelli.

Fonte: Internacional de Servicios Públicos (ISP)

Os comentários estão encerrados.

LOGIN
WhatsApp Entre em contato